¿Cómo reducir el coste energético en las industrias?

Profesionales de distintas empresas nos dan su opinión sobre la siguiente pregunta.
Iván Fernández Amil - ALCOA

No existen los milagros, sino innovación, ideas y ganas de ponerlas en práctica. Para reducir los costes energéticos solo existen 2 opciones: reducir el consumo o conseguir abaratar su precio.
Para reducir el consumo es necesario implicar a todas las partes de la compañía y a nuestros proveedores, para mejorar y optimizar el proceso productivo, pero para eso hay que realizar inversiones a medio-largo plazo y, en la actualidad, el corto plazo manda.
Y si buscamos abaratar el precio pero no podemos reducir nuestro consumo, una fantástica opción es apelando al autoconsumo (eólica, hidráulica, cogeneración,…), pero de nuevo, el corto plazo, ahoga estas opciones.
Si además tenemos en cuenta que el sistema energético actual no está liberalizado, aunque nos digan lo contrario, tenemos una gran “juerga” montada.

Se puede, solo hace falta querer.

Javier Fdez-Font Pérez - ALUSÍN SOLAR

Se trata de reducir cuánto pagas por tu factura, así que tienes dos opciones: o bien consumes menos y optimizas tu consumo y tus procesos, o bien generas tú mismo aquello que luego vas a consumir, igual que puedes plantar tomates y comerte tomates y no ir a comprarlos a la frutería del barrio o al supermercado, puedes “plantar” equipos de generación, principalmente renovables y  autoconsumir toda esa energía que vas a producir. Puedes poner un pequeño molino eólico o lo más sensato, poner paneles solares en tus techos. De esta manera vas a reducir el coste energético que no el consumo, es decir, vas a pagar menos por aquello que necesitas, que es tu energía produciéndola tú mismo.

 

 

Carlos García Sánchez - FAEN

Reducir el coste energético se consigue siendo más eficiente en la contratación del suministro de energía, incluyendo la posibilidad de autoproducir toda o parte de la que necesitemos, utilizando las mejores tecnologías disponibles en los equipos y sistemas y monitorizando y controlando los mismos mediante las herramientas de captación y tratamiento de datos, lo cual permite maximizar la eficiencia energética de la instalación.

A todo ello se ha de unir la formación y sensibilización de los empleados para un uso racional y optimizado de todos los sistemas.

Todo este proceso ha de ser estudiado en cada caso, desarrollando una planificación adecuada de mejora continua con un análisis de la viabilidad técnico-económica, unos objetivos alcanzables y la movilización de los recursos necesarios para ello.

Contar para ello con expertos en cada uno de los campos es clave para asegurar el éxito.

Ignacio García Uría - OXIPLANT

En nuestro caso la respuesta se basa desde 3 ámbitos diferentes: el tecnológico, el mantenimiento preventivo y la confianza. Empezando por este último, desde hace años estamos trabajando con una empresa de Gijón que nos ejerce de consultoría o asesoría energética (Electricidad Ponte) que nos ayuda a optimizar los consumos que tenemos (por ejemplo, tras un análisis de la planta, se decidió incluir una batería de condensadores para compensar la energía reactiva proveniente de las máquinas). Por otro lado, estamos invirtiendo en tecnologías nuevas (bien a través de la adquisición de nuevas maquinarias o actualización de luminarias), y por último estamos invirtiendo tiempo y recursos en el mantenimiento preventivo de las máquinas de forma que los consumos eléctricos dentro de nuestra empresa estén más controlados.

 

 

Laura Orue Cruz - ARCELORMITTAL

El coste energético es clave para la supervivencia de la industria electrointensiva en Asturias.

Hay que crear grupos de análisis de riesgos ambientales, así como de reducción de coste energético en todas las instalaciones. Buscar en el balance energético donde se pierde energía, donde se puede reciclar y ahorrar y como producir de forma competitiva además de realizar benchmarking con otras industrias y países.

Apostar por energías verdes tiene un coste de generación que debe asumir la sociedad parcialmente.

Las industrias compiten con el mercado global que lleva los precios a limites difíciles de soportar y estos costes en energías verdes son difíciles de añadir al precio final. Así que esta balanza es difícil de equilibrar.

Por otro lado, debemos seguir trabajando en la investigación, desarrollo y empuje de tecnologías energéticas que aún no son competitivas pero que lo serán en el futuro.

Borja Rubí Alarma - RWB

A nadie le puede resultar extraño que el consumo de energía mundial en los últimos años se haya duplicado o triplicado. Por ende, también el coste de la energía eléctrica para industrias y particulares. Parece que la escalada del precio de la energía nunca tocará fin, en un entorno eléctrico - dependiente donde “todo se enchufa”. La transformación de la industria hacia un entorno energéticamente eficiente debe pasar por una modernización de instalaciones y una eficiencia en costes. El activo energético más utilizado por las industrias en los últimos años ha sido la electricidad, el gas y los productos petrolíferos a menor escala. Todo hace pensar que la eficiencia en costes no es un problema que afecte de manera individual a la industria, sino a todos los niveles y estados de la cadena de valor.

Deja tu comentario

Comentarios

  • Sé el primero en comentar

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acepto