MARÍA CALVO - PRESIDENTA FADE

“Se necesitan estímulos que propicien una mayor inversión privada en I+D+i”

María Calvo, presidenta de FADE / Marta Martín Heres
María Calvo, presidenta de FADE / Marta Martín Heres

"El problema no se sitúa en el desempeño o escaso esfuerzo de las empresas que ya innovan, sino en que exista un bajo número de empresas innovadoras".

Miguel Santirso | Marta Martín | 12/05/2022 - 10:20h.

María Calvo (Gijón, 1975), presidenta de FADE , define el comienzo del 2022 para las empresas asturianas como "difícil". Lo cierto es que cuando apenas nos estábamos recuperando de la pandemia, el brutal, inesperado y repentino incremento de los precios de la electricidad, el gas y los carburantes ha llevado al al límite a todos los sectores empresariales, que se ven gravemente afectados por las fuertes desviaciones del coste en un input básico como es la energía, no sólo en los procesos industriales sino también en cualquier tipo de actividad económica.

Hablemos del sector industrial, ¿cuáles son los retos y oportunidades en los que debemos poner el foco?

Asturias en una región de historia y tradición industrial y energética. Y ambos campos han ido, hasta ahora, muy unidos.

Afrontamos los retos de una transformación energética que es clave para el futuro de las empresas y de la sociedad entera. Y esa transformación energética afecta especialmente a las numerosas empresas electrointensivas que están radicadas en Asturias. Pero, no sólo a ellas, a todas. Debemos de saber compaginar la necesidad de abordar industrias más sostenibles medioambientalmente hablando con industrias sostenibles en lo competitivo y lo financiero.

En FADE, estamos muy cercanos a todos los sectores -es nuestro deber, además, hacerlo así- y hemos participado recientemente en el reciente acto de cambio de presidente en Femetal; agradeciendo a Guillermo Ulacia su compromiso y trabajo desarrollado en su mandato, mientras asistimos con interés y respaldo a la nueva presidencia de Antonio Fernández-Escandón, quien está al frente de una empresa líder mundial en campo de la ventilación, después de haber sabido sobrevivir a la crisis de la minería asturiana del carbón. Dos perfiles bien distintos, pero ambos imprescindibles para seguir empujando la actualización e innovación de un sector clave para la economía Asturiana.

Al mismo tiempo, déjeme que ponga los ojos sobre las inversiones que ArcelorMittal tiene previstas realizar en Asturias. Por ello, es importante que los actores sociales -Gobierno, empresarios y sindicatos- seamos conscientes de lo imprescindibles que son esas inversiones para asentar el futuro de la principal empresa tractora de Asturias y, por tanto, para el presente y el futuro de la riqueza, el conocimiento, la innovación, el talento y el empleo de Asturias. Nos jugamos mucho en esas decisiones y debemos apoyar en todo lo que sea necesario. Y todo lo que sea confiarnos o dar por supuesto su consecución será un enfoque del todo erróneo.

No quiero olvidarme tampoco del importante papel que tiene en la industria, el pujante sector químico y de procesos en Asturias.

Contamos con multinacionales -como Dupont, Corteva, Bayer, NiponGases, Eumédica  o Saint Gobain-, empresas referentes españolas -como Ence, Fertiberia- y asturianas -como Química del Nalón, Asturiana de Fertilizantes, Asturquimia-. Son empresas que generan gran inversión en activos, industriales y en I+D+i, que cuentan con 9.000 empleados directos de calidad y de alta cualificación.

El sector químico aporta empresas relevantes que son necesarias para asegurar una marca de "Asturias industrial", que genera riqueza y empleo de calidad, fija población y lucha contra la despoblación.

Tenemos que hacer hincapié en la reducción del gap existente entre el peso de la renta asturiana y el peso del PIB regional, en relación a todo el Estado. En ese cambio, las empresas tenemos un papel relevante, pero necesitamos agentes facilitadoras para atraer y mantener inversiones, talento y desarrollo.

💡 Te interesa: Jornada Online #1 / Empleos de futuro. Volver a Asturias. De la universidad a la empresa.

¿En qué sectores se espera un mayor crecimiento en el corto plazo?

Recientemente veíamos cómo una gran compañía multinacional del streaming sufría un revés en bolsa y saltaron las alarmas. Y es una empresa global, en un sector tecnológico y pujante; sin duda, uno de los grandes unicornios de los últimos años. Por ello, no quisiera hacer de augur, ni de consultor de inversiones sobre dónde depositar la confianza en el futuro de unos sectores sobre otros.

De hecho, si me permite, le diré que espero que todos los sectores puedan crecer. Necesitamos empresas fuertes y, para ello, es necesario crecer, por lo que ninguna empresa o sector debe conformarse con su tamaño, sus mercados, sus productos, su facturación, sus márgenes, sus beneficios...

María Calvo, presidenta de FADE / Marta Martín Heres
María Calvo, presidenta de FADE / Marta Martín Heres

Hay quien habla que uno de los objetivos es que las empresas asturianas crezcan en tamaño, incluso que sean más las que se planteen cotizar en bolsa, ¿es un objetivo común para FADE?

En línea con lo que le decía anteriormente, sobre la necesidad de crecer de las empresas, le diré que FADE  precisamente está trabajando por ayudar a las empresas a ganar tamaño. De hecho, recientemente celebramos junto a Renta4 y Finalbion unas interesantes jornadas sobre ello. Tenemos, además, el ejemplo de Izertis y, hace unos días, Seresco anunció también su interés de salir a bolsa, también en el BME Growth.

En FADE creemos firmemente en la necesidad de fortalecer Asturias con un mayor tejido de empresas medianas y grandes... Con ese tamaño podrían acceder a mejores condiciones de financiación, a mantener y atraer a personas con talento, a innovar y, en definitiva, a competir en una economía altamente especializada y globalizada.

En este sentido, el acceso a los mercados aporta visibilidad y credibilidad a las empresas y puede facilitar a las compañías medianas el acceso al capital para financiar, desarrollar y expandir sus modelos de negocio. Contribuye, además, a su transparencia, profesionalización y prestigio.

¿Cómo de innovadoras son las empresas asturianas? ¿Podemos competir de tú a tú con el resto de las regiones?

Los últimos datos de inversión y esfuerzo inversor no son todo lo buenos que nos gustaría. La región se sitúa entre las comunidades autónomas que realizan un menor esfuerzo en I+D+i del conjunto del país. Concretamente, Asturias cuenta con una inversión total en I+D+i del 0,82 por ciento de su PIB, por lo que se sitúa muy por debajo de la media nacional (1,25%) o la de la UE (2,1%).

Por eso creo que debería ser prioritario impulsar el esfuerzo inversor en I+D+i con un plan presupuestario que permita a la región converger con las cifras medias nacionales o europeas, y por ello hace falta introducir estímulos de todo tipo que faciliten y propicien una mayor inversión privada en I+D+i en Asturias.

En todo caso, existe un gran potencial en las empresas asturianas en materia de innovación. El problema no se sitúa en el desempeño o escaso esfuerzo de las empresas que ya innovan, sino en que exista un bajo número de empresas innovadoras. En este contexto, los esfuerzos deben ir orientados en fomentar y motivar la creación de nuevas empresas de base innovadora dado que, posiblemente, el problema de fondo que justifica la baja cantidad de empresas innovadoras de la región se encuentre en los escasos incentivos para el desarrollo de dichas actividades que, en la mayoría de las ocasiones, tienen asociado un alto riesgo y unos altos costes de entrada.

Otra posible vía, además, de fomentar la creación de nuevas empresas, podría consistir en intentar atraer a la región a empresas de base innovadora ya existentes en otras regiones o países. Ya contamos con clústeres y centros de desarrollo de primer nivel,internacional como los de ArcelorMittal y TK, en Gijón.

Un gran reto es que la transformación digital se implante de forma efectiva en el tejido empresarial, ¿cree que ya se ha logrado?

Se habla mucho de la necesidad de la transformación digital de las empresas, pero aún tenemos serias dificultades para definir claramente qué es, en describir una hoja de ruta sobre lo que significa transformar una empresa de su modelo habitual a uno digital. Y cuando digo modelo me refiero a "todo", porque lo digital afecta de manera transversal a toda la compañía. Aunque la mayoría de las empresas españolas y asturianas tienen acceso a internet y las tres cuartas partes tienen su propia página web, sólo una minoría de compañías españolas utilizan procesos digitales avanzados.

Es necesario, por tanto, ayudar a la empresa en ese proceso de reflexión profunda sobre qué tiene que hacer para transformarse digitalmente. Aspectos clave como saber si tienen habilidades digitales básicas, analizar todos los procesos de su empresa para ver qué cosas que hacen hoy podrían digitalizarse, analizar el modelo de negocio para adaptarlo, clientes proveedores, distribución, logística, etc. ayuda a aterrizar este concepto y clarificar esa hoja de ruta que debemos seguir para ser "digitales".

En esta carrera de la transformación digital, conocida como 4.0, estamos en una relativa buena posición "de salida". Aunque los países punteros son Alemania y Estados Unidos, España y por qué no, Asturias, están en mejor forma de lo que podemos pensar para acoger y aprovechar esta transformación: tenemos las herramientas, hay que entenderlas, saber cómo podemos aprovecharlas en cada caso y e ir avanzando para incorporarlas.

Asturias cuenta con una excelente cantera de empresas del ámbito de las tecnologías de la información y la comunicación, que en este proceso de cambio deben ser vistas como un magnífico aliado para abordar la implantación de la empresa 4.0.

María Calvo, presidenta de FADE / Marta Martín Heres
María Calvo, presidenta de FADE / Marta Martín Heres

Lo que está claro es que no se puede dejar pasar esta oportunidad, que la transformación digital de la empresa no tiene marcha atrás y que tenemos la opción de subirnos a esta revolución. Y en FADE creemos firmemente que nuestras empresas tienen que alcanzar el liderazgo basado en esta transformación. Para ello es necesario facilitar las condiciones para lo que podemos denominar ecosistema 4.0 o entorno 4.0. Necesitamos una visión compartida por parte de los gobiernos, las empresas, los trabajadores y la sociedad de lo que es la transformación digital.

Este concepto debe ser entendido de igual forma por todos y apoyado como una prioridad en Asturias, España y en Europa. Se necesita, por tanto, una estrategia coordinada en cada región, en cada país, y entre todos los países europeos, con acciones e incentivos que apoyen una visión común de esta nueva realidad

La innovación y la digitalización no serían posibles sin el talento, sin embargo, algunas empresas no encuentran los perfiles profesionales deseados, ¿cree que puede ser una problemática que persista en el tiempo?

No es entendible que, con una tasa de desempleo tan elevada, sobre todo entre los jóvenes, las empresas no encuentren trabajadores formados adecuadamente. Es imprescindible mejorar la orientación desde los centros escolares, y estar presentes en los mismos, para fomentar vocaciones en aquellas profesiones con mejor empleabilidad. Además, debemos trabajar por prestigiar la FP, con titulaciones y orientación adecuadas, e impulsar la PF dual. Este es un objetivo absolutamente prioritario para nosotros.

Desde el Gobierno de Asturias se habla de convertirnos en una región más verde y digital, ¿vamos por el buen camino? ¿Qué acciones está llevando a cabo FADE para lograr este impulso?

La Cátedra de Innovación de la Universidad de Oviedo que, recientemente, ha realizado un análisis en el que chequea la situación de la innovación asturiana, concluye que Asturias destaca como región ecológica, y se sitúa ligeramente por encima de la media en digitalización e inclusión social.

Desde FADE apostamos decididamente por la innovación, la sostenibilidad y mantenemos nuestro firme compromiso con la transformación digital en las empresas, como factores clave para el mantenimiento de actividades de alto valor añadido y la creación de capacidades para la reactivación de la economía y la creación de empleo de calidad.

Para ello, trabajamos día a día con nuestras empresas, poniendo a su disposición herramientas que les permitan identificar la innovación y la digitalización como un proceso clave en la mejora de su competitividad.

Nuestra apuesta por la digitalización se concreta en el Asturias Field Digital Lab, una iniciativa que aglutina a las empresas asociadas DuPont, ArcelorMittal, Edp, CAPSA Food, Izertis, Seresco y DXC, con la que FADE aspira  dar un salto tecnológico que sitúe Asturias como una de las regiones más avanzadas de Europa en transformación digital de la industria, atraer y fomentar el talento digital de calidad, poner en contacto a las multinacionales radicadas en Asturias con las empresas tecnológicas de la región y abrirles nuevas posibilidades de mercado, y ejercer con ello un efecto tractor en todo el tejido productivo, desde las grandes empresas a las pymes. Se trata de un proyecto en el que está previsto implicar a más compañías, tanto multinacionales como pymes, con el que queremos traer y formar personal cualificado, detectar necesidades concretas de las empresas e integrar en ellas los procesos de digitalización, contando para ellos con los centros tecnológicos, la Universidad de Oviedo y la participación del tejido empresarial de Asturias.

Seguir fomentando la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres parece que es un objetivo que todos tenemos en mente, ¿cuáles son las claves para lograrlo?

Uno de los objetivos de FADE, por el que vengo trabajando ya desde mi anterior etapa como vicepresidenta, y que ahora queremos reforzar, es el de apostar decididamente por el talento femenino. A ello nos dedicamos desde nuestra Mesa de Igualdad, desde la que hemos tratado de difundir las buenas prácticas en igualdad de las empresas asturianas y de dar a conocer casos de éxito profesional protagonizados por mujeres.

Una de las claves está en conseguir que cada vez más jóvenes opten por formarse en disciplinas científicas y tecnológicas.

Para ello, en colaboración con CTIC, hemos puesto en marcha el programa MASSTEAM, con el que ofrecemos  al alumnado de 3º y 4º de Secundaria un completo programa de orientación que incluye el contacto con tecnólogas, científicas, ingenieras o matemáticas, visitas a centros de trabajo y participación en talleres tecnológicos, entre otras actividades.

¿Cuáles son los retos más inmediatos de FADE?

Pues a casi todos ya hemos hecho referencia a lo largo de la entrevista: digitalización, formación pare el empleo... A ello se suma la necesidad de lograr una simplificación de la burocracia que ahoga a las empresas en el día a día, para lo que tendemos la mano a la Administración en este objetivo tan deseado y tan urgente.

Deja tu comentario
publicidad
publicidad